• Chris Baraniuk
  • Reportero de Tecnología y Negocios, BBC News

26 octubre 2022

Un tanquero en Países Bajos.

Los enormes tanqueros esperan. Decenas de barcos gigantes llenos de gas natural licuado (GNL) se encuentran frente a las costas de España, de Portugal, de Reino Unido y de otras naciones europeas.

Pese a la gran demanda que hay de este combustible fósil, el cual es enfriado a unos -160 grados centígrados para su transporte, hay tanqueros que tienen días esperando para entregar su preciada carga.

Tras invadir Ucrania en febrero pasado, Rusia redujo el suministro de gas a Europa, lo que desencadenó una crisis energética que disparó el precio del gas. Esto provocó el temor a la escasez de energía y a que las facturas de los consumidores se dispararan.

«Lleva pasando unas 5 o 6 semanas», dijo Augustin Prate, vicepresidente de Mercados de Energía y Materias Primas de Kayrros, uno de los muchos observadores que han seguido el desarrollo de la situación.

Él y sus colegas rastrean los barcos a través de las señales del Sistema de Identificación Automática (AIS), que los buques transmiten a los receptores, incluso a los satélites.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.